informaciondeturismo
 Luis Medina

Monumental ciudad de Baeza, Patrimonio de la Humanidad

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Ciudad de Baeza, tierra de olivos y parques naturales, con un amplio legado monumental y cultural, actualmente parece haberse recuperado de todo lo acontecido, habiéndosele otorgado distintas titulaciones: Conjunto Histórico-Artístico en 1966, Ciudad Ejemplar del Renacimiento por el Consejo de Europa en 1975, y Patrimonio de la Humanidad, junto a la ciudad de Úbeda.

El origen de la actual Monumental ciudad de Baeza, patrimonio de la Humanidad, data en época de los ibéricos, cuando se confirma la presencia de un poblado en esta zona del territorio andaluz. Con los romanos alcanzó gran importancia, tanto administrativa como comercial. Tras la dominación visigoda llegó el esplendor musulmán, conquistado en el siglo XIII por los cristianos, que la condujeron a una gran riqueza durante la edad moderna. Pero esta pujanza se vio pronto ensombrecida con la crisis del siglo XVII, la ocupación de la ciudad por las tropas francesas en 1810, y otra serie de funestos acontecimientos históricos.

Ayuntamiento ciudad de BaezaQué ver
Antigua universidad e iglesia san Juan Evangelista. En 1568 el canónigo Fernández de Córdoba creó una nueva fundación universitaria. La fachada es manierista, con arco de medio punto con clave de acanto y medallón de la Santísima trinidad. El espacio interior se organiza en torno a un patio con doble galería. El paraninfo cuenta con gradas de madera y artesonado de par y nudillo. La universidad fue suprimida en 1824. Un monolito recuerda al poeta Antonio Machado que impartió enseñanzas de gramática francesa cuando el edificio ya era instituto de Bachillerato.

Antiguas Carnicerías. Edificio del siglo XVI trasladado piedra por piedra a la Plaza de los Leones y cuya anterior ubicación estaba en la Baeza de intramuros, tan sólo a 100 m de la actual. Se construyó en 1547, en la calle Atarazanas, pero en 1962 fue trasladado a su actual ubicación en la plaza del Pópulo. Destaca el monumental escudo de Carlos V.

Antiguo Hospital de San Antonio Abad. Más conocido como Hospital de San Antón, debió fundarse en el primer cuarto de siglo XVI. La iglesia fue demolida, por amenazar ruina, a finales del pasado siglo, quedando solo el edificio hospitalario, que el Ayuntamiento transformó en casa de Niños Expósitos y más tarde en casa de vecinos. Restaurando el edificio en 1976, ha sido acondicionado para Casa de la Juventud. Su fachada, de buena cantería, es severa. Se termina la fachada con una solana de columnas y antepecho de piedra. En el interior, sólo cabe destacar la caja de la escalera que se cubre con bóveda de media naranja y pechinas barrocas, con cuatro escudos de la orden.

Antiguo Seminario de San Felipe Neri. Se sabe que perteneció durante un tiempo a los marqueses de Villa Real; después, Asilo de ancianos «San José». Hacia 1925 fue adquirido por D. Lorenzo Moreno Tauste que efectuó en el edificio importantes obras de reparación. Finalmente, en 1940 fue cedido en venta a las religiosas Filipenses para colegio de enseñanza primaria y bachillerato. El aspecto externo está totalmente transformado. De su antigua estructura solo conserva el patio, constituyendo una valiosa pieza del gótico civil baezano de finales del siglo XV, muy bien conservado.

Audiencia Civil y Escribanías Públicas. De principios del s. XVI, es de estilo plateresco y consta de dos plantas. Fue declarado Monumento nacional en 1919.

Ayuntamiento S. XVI. Tiene una de las fachadas más notables del plateresco andaluz del siglo XVI. Construida como cárcel y casa de Justicia, su puerta de acceso está flanqueada por cariátides de la Justicia y la Caridad. Entre los vanos figura el escudo de Felipe II, el de Baeza y el del corregidor. Destaca la cornisa decorada que lo corona. Desde 1867 es sede del Palacio Municipal. Fue declarado Monumento Nacional en 1917.

Balcón del Concejo. Las Casas Consistoriales Bajas están situadas en la Plaza del Mercado Viejo, hoy llamada Paseo de la Constitución, plaza porticada que ya era centro neurálgico de la ciudad en el siglo XVI y que acogía, al abrigo de sus tranquilos soportales, a las agrupaciones gremiales de la ciudad, cuyos nombres todavía conserva. Se trata de un edificio barroco de principios del siglo XVIII cuyo balcón, el Balcón del Concejo, se utilizaba como tribuna de lujo durante las fiestas de toros, cañas y fuegos que se celebraban en la plaza.

Capilla del Cristo del Cambrón. A pocos metros de la Cuesta de San Gil tenemos la capilla del Cristo del Cambrón, advocación que daba nombre a la calle, conocida hoy como Conde Romanones, y que contiene un tosco bajorrelieve del Calvario coloreado de forma ingenua por los vecinos.

Casa Acuña. D. López Sánchez de Valenzuela, casó con doña Isabel Cerón, fundando un mayorazgo y labrando su casa principal en la parroquia de San Pablo. Después del octavo Lope Sánchez de Valenzuela, que vivía en 1634, pasó la casa a sus herederos, los condes de Gavia, quienes finalmente la cedieron a una comunidad de monjas de la orden de mínimos de San Francisco de Paula, procedentes de la calle de San Ildefonso el Viejo. Se mantuvo como convento hasta la desamortización de 1836, en que fue vendido el edificio. El macizo volumen de la fortaleza no ha variado. Actualmente, pertenece el edificio al Nuevo Casino de Baeza.

Casa Cabrera. De la primera mitad del siglo XVI. Su sencilla puerta dintelada se abre entre dos columnas de fuste liso y capiteles platerescos. Sobre la puerta, un friso con delfines y roleos. Encima, ventana ajimezada de columnilla de mármol y molturación de billetes, entre columnas dobles de decoración plateresca; en los intercolumnios, los escudos de los apellidos Cabrera y Alférez. Casa palacio de uso cívico de gran interés.

Casa de los Mendoza. Sobria portada de la segunda mitad del siglo XVI con arco de medio punto, cuya clave se adorna con el escudo privativo de los Mendoza de Baeza; encima, reja de rosetas y a ambos lados otros dos escudos con la cruz de Calatrava.

Casa de los Perea. Un poco más arriba de la Casa Cabrera, encontramos este edificio del siglo XVII, también casa palacio de uso cívico de gran interés.

Casa del Licenciado Pedraza. En 1634, las hermanas Leonor y Catalina de Pedraza que habitaban esta casa dieron nombre a la calle de la Merced, llamándose de las Pedrazas, aunque por poco tiempo. El hueco de entrada de su fachada es dintelado, con marcada clave: encima, ventana rectangular con moldura de oreja y escudo con la cruz de malta en el centro; a los lados, dos buenos escudos con las armas del matrimonio. Corona la composición de la portada un frontón cerrado con pináculos en los extremos.

Casas Consistoriales Altas. Es sin duda uno de los edificios de más solera de la ciudad. Carecía el Consejo de asiento fijo para sus reuniones. A finales del siglo XV o comienzos del XVI, la casa solariega de los Cabrera fue cedida al Concejo para que instalase su casa Ayuntamiento, efectuándose el traslado sin más reformas. Pero en 1511 hay una petición de recursos. Inmediatamente se emprendió la reforma del antiguo edificio. En 1526 se termina la ampliación del edificio. En la sala que da al norte se conserva el armario de tres llaves, empotrado, con buenas tallas del XVI, donde se guardaban los padrones de la nobleza baezana, y depositados hoy en el Archivo Histórico Municipal, en la Casa de la Cultura.

Catedral de BaezaCatedral de Baeza. Levantada en el siglo XIII sobre lo que fue un templo pagano romano, y la mezquita aljama de la localidad, este monumento destaca por la fusión de varios estilos arquitectónicos: tardo románico, mudéjar, gótico. Fue a finales en el siglo XVI cuando sufrió una remodelación, en la que todos estos estilos artísticos mencionados se unificaron en el estilo renacentista.

Centro de Interpretación Torreón Puerta de Úbeda. En el Torreón Puerta de Úbeda, una torre almohade del siglo XII, que se encuentra en el corazón de la Baeza Medieval.

Colegio de Santiago de la Compañía de Jesús. Debe su fundación a doña Elvira de Ávila en el año 1570, ampliándose después hasta ocupar una gran extensión. Este Colegio, nunca terminado, funcionó no obstante, como seminario de los jesuitas hasta la terminación del de San Ignacio de esta ciudad, abandonándose definitivamente la obra a causa de la expulsión de los jesuitas (1767). La proyectada iglesia no pasó de sus inicios.

Colegio Seminario de san Ignacio. A comienzos del siglo XVII se inicia la construcción del Seminario de la Compañía de Jesús. Don Antonio de Raya, Obispo de Cuzco, aporta a esta fundación la importante suma de 40.000 ducados. Después de la Desamortización, el convento es demolido torpemente, no quedando más que la iglesia. La fachada del templo es de muy buena factura. La cornisa está recorrida por los repetidos modillones esféricos vidriados. En el lateral izquierdo, una espadaña cubierta, con el escudo del Obispo Raya.

Convento de la Encarnación. Sobre la base de un antiguo Hospital que aquí existió, llamado de la Encarnación, se fundó el convento de Carmelitas Descalzas en el año 1599 por el canónigo de Jaén D. Luis de Mendoza. La portada de su iglesia es de arco de medio punto, liso, con marcada clave de acanto, entre delgadas pilastras pareadas y discos en las enjutas. La entrada al convento se efectúa por la calle de la Imagen, a través de una sencilla puerta de arco de medio punto que lleva una fecha en su marcada clave: 1686.

Convento de la Magdalena. De la regla de San Agustín, fue fundado y dotado en el año 1568 por Francisco de Quixada,  su hermana Catalina y su mujer Isabel de Vilches. En su sencilla fachada de buena sillería destaca la portada, con hueco de medio punto. Su pequeña iglesia fue restaurada en 1940 y pintada en 1974 por el artista local Murillo. Dos joyas guarda este convento que mueven el fervor o el orgullo de los baezanos: La magnífica talla procesional de Jesús Caído, atribuida tradicionalmente a Martínez Montañés (1568-1649), aunque no debemos descartar la posibilidad de que sea obra del escultor de Baza José de Mora (1642-1724), o en todo caso, de escuela granadina.

Convento de San Antonio. Fundado a principios del siglo XV para religiosos de clausura, pasó a finales del mismo siglo a ser residencia de religiosas de Santa Clara de la orden de San Francisco. En su fachada sólo destaca la portada, de sencilla composición. La factura de la portada podemos datarla en el primer tercio del siglo XVI. El interior de su iglesia ha sido muy alterado; de su estructura gótica sólo queda el arco toral con sus pilares de decoración vegetal y de cabezas.

Fuente de Santa María. Está situada en el centro de la plaza del mismo nombre, entre el Seminario de San Felipe Neri y la Catedral. Se trata de una obra del año 1564 del arquitecto baezano Ginés Martínez, encargado también de realizar el proyecto de la traída de aguas a la ciudad. En ella figura un triple arco triunfal romano, aludiendo a la herencia histórica y rango de la ciudad, y coronado por un gran frontón triangular sostenido por atlantes.

Iglesia de la Inmaculada Concepción. Alberga a la Orden de los Padres Carmelitas.

Iglesia de la Santa Cruz. Románica, una rareza insólita en plena Andalucía. La portada oeste procede de las ruinas de la iglesia de San Juan. La planta es de tres naves con ábside semicircular. En el lado de la epístola ha aparecido un arco visigótico. En el lado del evangelio se abre una capilla en lo que fuera segunda puerta. Esta Iglesia fue de la Orden Templaria.

Iglesia de San Pablo. Gótica, con portada renacentista que sustituyó a la primitiva. Su interior es de tres naves y sus capillas son también góticas, excepto una, renacentista. El retablo es barroco. A destacar el Tríptico de la Adoración. En esta Iglesia está enterrado Pablo de Olavide, el Fundador de las nuevas poblaciones de Sierra Morena.

Iglesia de San Pedro. Antiguo templo parroquial suprimido a mediados del pasado siglo. La planta es basilical, de un solo ábside y una sola nave. Su ábside es semicircular con cornisa de variados canecillos y dos columnas (la de la derecha empotrada en una casa vecina). De su interior, lo más interesante que se conserva es la cabecera del templo.

Iglesia de Santa María del Alcázar y San Andrés. Es una muestra más del empeño constructor del Obispo de Jaén, Suárez de la Fuente del Sauce, y del estilo de la época: el plateresco. Por ello su arco de entrada es de medio punto y hay una abundante decoración de candeleros, cuernos de la abundancia y grutescos. La torre tiene una crestería calada con gárgolas y flamencos. Su interior (reconstruido en parte), es una nave de arcos apuntados siendo la techumbre de madera o de obra cuando aquella se ha perdido. La Iglesia guarda apreciables esculturas y dos tablas góticas, así como buenas piezas de orfebrería.

Puerta de Jaén de BaezaIglesia del Convento de Jesús de los Descalzos. En el siglo XVII se funda en Baeza el convento de Trinitarios Descalzos, pero la edificación del templo no tendría lugar hasta el XVIII. Con la Desamortización llega la demolición del convento, salvándose del mismo destino la iglesia, gracias a la reacción violenta de sus vecinos. La planta es octogonal, con un cuerpo rectangular antepuesto. La fachada es muy sobria, ejecutada con un mínimo de exigencias decorativas. La portada consta de un sencillo arco de medio punto entre dobles columnas dóricas de corto fuste y elevado Corona la fachada un gran frontón con óculo, único detalle de su tímpano. La torre es cuadrada, convirtiéndose en octogonal en el tramo superior.

Iglesia del Salvador. Esta iglesia, de estilo gótico-mudéjar de principios del siglo XV, ha sufrido una profunda transformación a partir de las obras realizadas en ella durante los años 1968 y 1975, iniciadas por el obispado y continuadas hasta el final por la Dirección General de Bellas Artes.

La Alhóndiga y el Pósito. Antigua casa de compra-venta y contratación de granos. Posee una doble arquería con columnas de capiteles dóricos y arcos de medio punto en la inferior, ligeramente rebajados en la superior. Hace unos diecisiete años se le ha agregado un tercer cuerpo, dintelado, con columnas de piedra y zapatas de madera. Este edificio estaba íntimamente ligado y comunicado a través de una hermosa bóveda con el importante Pósito de la ciudad, situado a sus espaldas, en lo que fue vieja Barbacana, conservándose muy bien la mayoría de sus magníficas.

Palacio Jabalquinto BaezaPalacio de Jabalquinto. Edificio del siglo XV del que hay que destacar la fachada isabelina, así como el patio renacentista y la escalera barroca. En el siglo XVIII fue cedido al Seminario de San Felipe Neri para ser la residencia estudiantil y  la sede episcopal. Actualmente es la sede de la Universidad Internacional de Andalucía y como anécdota mencionar que ha sido escenario del rodaje de algunas escenas de la película Alatriste.

Palacio de los Obispos. Gran patio con tres alas de edificación y la cuarta de solo el muro con amplios huecos abiertos, de medio punto; el ala principal con dos portadas idénticas, dinteladas, con pilastras sobre ménsulas que arrancan casi del suelo y coronadas por frontón curvo y cortado, con corazón sobre cartela en su tímpano y remates de bola. El ala de la derecha se asemeja a la fachada del Seminario, con sus ventanas de molduras cruciformes y de oreja; en dos de ellas aparece la fecha de 1719. Es todo lo que queda de la última edición, desde la Edad Media, del palacio que los obispos mantuvieron en Baeza.

Palacio de Rubín de Ceballos. Este noble y bien labrado edificio, fechado en 1804, es una buena muestra del neoclasicismo baezano. Fue mandado construir por D. José Cayetano Rubín de Ceballos, cuyos blasones adornan el hueco central, hermano del Obispo de Jaén (1780-1793) e Inquisidor General, D. Agustín.

Sus descendientes lo han conservado hasta 1973, en que ha sido adquirido para la obra de formación social, llamada Fundación Aliatar; es decir, casa de retiro espiritual, cursos de formación cristiana, encuentros y convivencias, dependiente del Opus Dei.

Plaza de los Leones o del Pópulo. De estilo renacentista y estructurada fuera del recinto amurallado de la ciudad, en ella podemos admirar varios edificios y monumentos públicos y civiles, como la Antigua Carnicería del siglo XVI; la Casa del Pópulo de estilo plateresco, hoy oficina de Turismo; el conmemorativo Arco de Villamar, o la fuente de los Leones, original de la ciudad ibero-romana de Cástulo.

Puerta de Jaén y Arco de Vilalar. Era esta una de las puertas bien defendidas del recinto amurallado, pero por orden de Isabel la Católica se allanaron sus defensas en 1476. En 1526, siendo Corregidor Álvaro de Lugo y con motivo de la venida del Emperador, tras sus esponsales en Sevilla, se la embelleció con un arco apuntado, dos torrecillas en los laterales, almenas y una moldura de triple arco que cobija los escudos de Baeza, imperial y del corregidor.
Apoyado contra el anterior, hay un arco apuntado, de gran luz y almenado, el Arco de Villamar, que el Concejo de la ciudad mandó erigir para conmemorar la victoria del ejercito imperial sobre los Comuneros en la batalla de Villalar (1521), no obstante haber sido Baeza una de las ciudades andaluzas que se levantaron a favor de las Comunidades.

Puerta de Ubeda, Torreón y Murallas. Fue sin duda una de las más fuertes del recinto amurallado de la ciudad, formando una gran plaza de armas; consecuentemente, fue también, junto con el castillo del Alcázar, una de las llamadas a ser desmanteladas por el enviado de la Reina Católica, Barrionuevo, para poner fin a los desmanes de Carvajales y Benavides en sus luchas insensatas. No obstante, aún conserva uno de los tres arcos, que al parecer tuvo, y una hermosa torre albarrana, separada de la muralla que corre hasta el próximo torreón, el Torrito. En el frente exterior de dicha torre se conserva un hermoso escudo de los Reyes Católicos.

Puerta del Barbudo. Es lo que queda de otra de las puertas, la llamada de Baeza. Tomó el nombre del Barbudo en recuerdo del portugués y Maestre de Alcántara, Martín Yáñez de la Barbuda, que en el año 1394 salió por ella con un nutrido ejército para luchar contra los musulmanes granadinos, siendo derrotado y muerto. Por esta misma puerta, en el año 1477, entró el gran poeta Jorge Manrique acompañando al bando de los Benavides, para apoderarse por sorpresa de la fortaleza del Alcázar. El resultado de esta acción de bandería, fue una orden tajante de Isabel la Católica de destruir el Alcázar y las principales fortalezas de su recinto amurallado. La orden se cumplió a rajatabla.

Ruinas del Convento de San Francisco. En el siglo XVI se comienza el tercer emplazamiento, en la ciudad, del convento franciscano y su extraordinaria capilla. Lo que aún puede verse, da una idea de lo que debió ser la obra más interesante de Andrés de Vandelvira, considerada justamente como modelo del Renacimiento andaluz. Por desdicha, un movimiento sísmico a principios del XIX, los graves temporales que se sucedieron a continuación, su ocupación por las tropas francesas que lo convirtieron en cuadra y lo saquearon y el abandono posterior, acabaron por arruinar el edificio. La nave de la iglesia ofrece una bóveda de cañón con lunetos, un coro alto y lisos paramentos. El crucero es de amplias proporciones, de bóveda baída. Durante muchos años ha sido teatro y cuando, finalmente, la D.G. de Bellas Artes termine las obras que esporádicamente realiza en este edificio, existe el proyecto de dedicarlo a Auditorium u otra obra cultural.

Pero es la Capilla Mayor la obra maestra de este templo. Aún permanece buena parte del claustro del convento, de fecha posterior, con arcos de medio punto en la parte baja y ventanas rectangulares, en la superior.

Torre de los Aliatares. Su denominación arranca de la leyenda de que fue posesión de esta importante familia musulmana hasta la conquista. Tiene una altura de veinticinco metros, con almenas semejantes a las del Arco de Villalar y alberga el reloj principal de la ciudad y la campana.

Museo Catedralicio de Baeza. Tel.: 953- 74 41 57. Está dedicado al Arte sacro. Está situado en la sala capitular y en el claustro de la catedral de Baeza. Museo con cita previa. El museo tiene pinturas, esculturas, orfebrería, ornamentos y libros de coro.

Museo Cofradía de la Vera Cruz. El 9 de Junio de 2001 se inauguran los salones de la nueva casa donde se instala un museo permanente de la hermandad y, por fin, el 8 de Marzo de 2003 se inaugura el resto de las dependencias de la que es en la actualidad la espléndida casa de hermandad. La casa ha supuesto el lugar de encuentro y convivencia de todos sus hermanos. Durante todo el año, es muy visitada, hay jornadas de convivencia todos los miércoles, sábados y domingos.

Museo de Baeza. Tel.: 953- 74 15 82. Está situado en el edificio de las Atarazanas. Es un proyecto de museo integral destinado a fomentar y mejorar el patrimonio de la ciudad articula sus contenidos en once hitos y episodios culturales que repasan el pasado de la ciudad.

Plaza Populo BaezaMuseo de la cultura del olivo de Baeza. Tel.: 953- 74 43 70. Ubicado en la Hacienda de la Laguna, a tan sólo 2 km del Puente del Obispo y a 8 km. de Baeza, en pleno centro de la provincia de Jaén, encontramos el Museo de la Cultura del Olivo, un edificio que forma parte del Consorcio Hacienda de la Laguna, que alberga Hotel, Restaurante, Escuela de Hostelería, Camping, y el mencionado museo.

Cómo llegar a Baeza y Ubeda:
Úbeda y Baeza se hallan en la comarca de la Loma, en el centro de la provincia de Jaén, separadas por nueve kilómetros. La riqueza de sus tierras y su ubicación ha posibilitado su papel de encrucijada histórica y de conexión tanto entre el valle del Guadalquivir y el Levante, como el de los caminos que unían el centro y el Este peninsular con Andalucía.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas