informaciondeturismo
 Luis Medina

Monsaraz, la de las siete iglesias

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Completamente contenido por sus murallas, Monsaraz se asoma a la llanura fronteriza del Alentejo regada por el Guadiana. Desde tan privilegiada posición, el paisaje adquiere ciertas cualidades que pueden llegar a ser consideradas mágicas. Quizás, allí, sobre las pulcras tierras de labranza salpicadas de alcornoques y olivos donde no se aprecia movimiento alguno, también se detenga el tiempo.

Las piedras que conforman fortaleza, murallas e iglesias emanan cierto aire de misterio, emparentadas, sin duda, con las que, erguidas, encarnaron viejos ritos prehistóricos. Mas, los dólmenes que pueblan estos parajes tienen su propia personalidad y la familiaridad que muestran con respecto a Monsaraz no impide que la ciudad, en sí, haya creado la suya propia. Identidad que no puede desligarse, sin embargo, de las llanuras alentejanas, de la líquida línea fronteriza en la que se convierte el río Guadiana hacia el oriente y de una historia que levantó el viejo castillo y hasta siete iglesias, quizás demasiadas para el volumen de este pueblo.

monsaraz_01

Sea por unas cosas o por otras, la villa no puede ocultar su formación medieval, favorecida por su particular situación geográfica y por el buen mantenimiento de las silvestres orillas del Guadiana. Las características ancestrales de ciudad fortificada, albergan un caserío de profundo carácter portugués o alentejano. Pero, también un conjunto arquitectónico extraño, pues en estrecho crisol se funden construcciones populares, manuelinas y barrocas.

El mejor recorrido por Monsaraz debe iniciarse entrando por la llamada Porta da Vila, que da acceso a unas empinadas escaleras de piedra, en cuyo punto culminante ofrecen una preciosa panorámica de todo el pueblo. La da Vila es puerta principal y los escalones conforman parte de la calle principal del lugar, quizás la única que, a pesar de su pendiente, puede ser considerada como tal.

Detrás o, mejor, alrededor, quedan las murallas y el castillo. En éste, dominado por la Torre de Menagem (torre del homenaje), de planta pentagonal, y construido en el siglo XIII por los monarcas Afonso III y Dinis, además de la ya mencionada, se abren las puertas de Evora, da Alcoba e da Cisterna. El perímetro medieval está protegido, a su vez, por los baluartes levantados durante la época de la Guerra de Restauración de 1640, conformando un extenso conjunto militar que concede a Monsaraz una silueta severa e imponente.

monsaraz_02

La Torre de Menagem, sita al final del pueblo, formaba parte de una cadena de fortalezas que se extendía hasta alcanzar las poblaciones de Mourâo, Moura y Serpa, por el sur, y Alandroal, Elvas y Campo Maior, por el norte. De hecho, desde las murallas de Monsaraz no es difícil contemplar, a lo lejos, el bien conservado castillo de Mourâo, ya al otro lado del Guadiana, que guarda la iglesia de Nossa Senhora das Candeias y enormes chimeneas redondas de clara influencia árabe.

Tres alcaldes
Monsaraz
fue liberada del yugo musulmán por Geraldo Sem Pavor en 1167, el mismo que reconquistó Evora. Tras ser repoblada, pasó a ser posesión de la Orden del Temple de Jerusalén y, tras la caída en desgracia de éstos, fue entregada, en 1319, a la Orden de Cristo, cuyo fuerte se utiliza, actualmente, como plaza de toros. Mucho más adelante, en el año 1840, fue integrada en el concejo de Reguengos de Monsaraz, pero, antes, al formar parte de la barrera defensiva Elvas-Juromenha-Olivenza-Mourâo, sufrió diversos asaltos y fue escenario de algunas batallas, como el asalto de los artilleros ingleses mandados por el Conde de Cambridge y la efímera ocupación realizada entre 1381 y 1384 por el rey de Castilla, aliado de Leonor Teles.

Hasta tres alcaldes (el condestable Nuno Alvares; Mem Rodrigues de Vasconcelos, comandante del Ala dos Namorados en Aljubarrota; y el constructor del castillo de Sâo Jorge da Mina, en Africa) llegaron a gobernar una villa que se pobló, paulatinamente, de iglesias. Hasta un total de siete construcciones religiosas, entre iglesias, capillas y ermitas, luce este pueblo. 

monsaraz_03

En la Plaza Vieja, foro público rodeado de construcciones antiguas y desiguales, pero plenamente significativos del ambiente social y religioso de la comunidad arcaica, se encuentra la Iglesia de Misericordia fundada en 1525 y dotada con un bello retablo de pintura primitiva portuguesa en el cual está representado el Descendimiento de la Cruz. También en esta plaza se encuentra la iglesia matriz, bajo la advocación de Nossa Senhora da Lagoa. Fue construida a mediados del siglo XVI por el maestro de pedrería Pero Gomes. Es un buen ejemplo de la evolución estilística manierista popular de la arquitectura alentejana. El edificio se distribuye sobre una planta cuadrangular, con tres naves, y alberga buenos altares de talla dorada de los siglos XVII y XVIII. También conserva un túmulo monumental de Gomes Martins, repoblador de la villa y valido de la reina Beatriz de Castilla, mujer de Afonso III.

Aunque su estado de conservación es muy diverso, merece la pena visitar la Capela de Sâo José o Pelourinho; las ermitas de Sâo Joâo Baptista, considerada mezquita musulmana con frescos de 1622; Santa Catarina, resto venerado de los templarios con cabecera poligonal; Sâo Bento, Sâo Tiago y Sâo Lazaro, albergue de leprosos con portal gótico.

El paseo no debe acabar sin admirar la poco corriente picota dieciochesca que aparece en la plaza, coronada por una esfera del universo; los extintos Paços do Concelho (medievales y renacentistas) y la preciosa decoración mural de la Sala do Tribunal, del siglo XV, única en su género en Portugal.

monsaraz_04Los Falos de Monsaraz:
El hombre prehistórico levantó pétrea acta de su presencia en este lugar portugués. Dólmenes, menhires y cromlechs se levantan en los alrededores de Monsaraz constituyendo uno de los mejores conjuntos de monumentos megalíticos que se pueden observar en la Península Ibérica.

De época neolítica (se pueden datar entre 4.400 a 2.000 años antes de Cristo), lo más sorprendente de estos menhires son los grandes tamaños de las piedras. Erguidas en medio del campo, superan, en su mayor parte, los cuatro metros de alto, aunque su verdadero significado está aún por descubrir. No obstante, su posición y sus particulares formas (recuerdan enormes falos) han hecho tomar cuerpo y fundamento a aquellas teorías que motivan su construcción en determinados ritos de fertilidad y culto a divinidades de las cuáles se pretendía obtener este tipo de beneficio, ya fuera en cuanto a la procreación como al buen desarrollo de la ganadería y la agricultura.

Menhir da Rocha dos Namorados.- monumento natural de granito cuya forma recuerda a un útero femenino, que supera los dos metros de altura. Se trata de una piedra de la fertilidad, que fue cristianizada, como muestra la gran cruz latina que se encuentro en lo alto. El nuevo culto lo convirtió en paso de las procesiones hacia la ermita rural de Nossa Senhora do Rosário do Corval. Según una arcaica tradición, las doncellas solteras pueden cumplir un rito pagano de fertilidad. Para ello, se acercan hasta allí el lunes de Pascua para lanzar una piedra por encima del menhir, lo que sirve como consulta sobre su próximo casamiento. Cada lanzamiento fallado significa un año más de espera.

Menhir do Outeiro.- imponente falo de granito regional que alcanza 5,60 metros de altura y supera las ocho toneladas de peso. En su vértice, hay una escultura que se semeja el meato de la uretra masculina. Está considerado como uno de los más notables menhires fálicos de Europa. Se encuentra casi al borde de la carretera que une Monsaraz y Reguengos.

Menhir da Bulhoa.- se encuentra próximo al anterior y presenta curiosos símbolos grabados en la superficie. Fracturado su vértice y su base, fue reconstruido con una nueva base de granito. Es un menhir de sección elíptica, con cerca de cuatro metros de altura, grabado en las dos caras. Entre otros símbolos, se puede distinguir un sol radiado, un báculo curvo ondulado o serpentiforme, zig-zags y diversas curvas sobrepuestas.

Anta ou Dolmen do Olival da Pega.- eran sepulturas colectivas donde, a lo largo de los años, las comunidades hacían sucesivos enterramientos. Junto a los cuerpos se depositaban objetos de piedra y metal que les habían pertenecido en vida. Entre los restos encontrados en Anta, se enumeran ciento treinta y cuatro placas y doscientos vasos de cerámica. Una de las mejores vistas de la villa de Monsaraz se obtiene desde este dolmen, que está situado a la izquierda de la carretera viniendo de Reguengos.

Cromlech do Xarez.- se trata de un recinto megalítico cuadrangular constituido por cerca de cincuenta menhires de granito. La mayoría de ellos está fracturados y apenas muestran las cabezas de dos monolitos, algunas de ellos de morfología fálica. En el centro, erguido, hay un gran falo, con sentido cósmico, de cuatro metros de altura y unas siete toneladas de peso.

Share
Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas