informaciondeturismo
 Redacción

Mediterráneo vivo

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Desde tierra, sentados junto al mar, se nos ofrece éste como una enorme masa de agua con ciertos elementos estéticos que realzan, a veces su sosiego y otras su fuerza según el momento. Se queda en eso, en algo bello, ya sea por su calma o su violencia, pero algo inerte. Sin embargo, si nos acercamos un poco más y nos dejamos flotar en superficie boca abajo, con unas simples gafas de bucear veremos la otra cara de la moneda, pues se nos presentará ahora, también como algo bello, pero esta vez lleno de vida. Y es más, no tiene porqué tratarse de un rincón perdido en un mar tropical, sino que estamos hablando de nuestro Mar Mediterráneo.

La opinión pública generalizada es que el Mediterráneo está muerto, que ya no es lo que era; y sí es cierto que ya no es lo que era, casi nada en este mundo lo es ya, pero no por ello hay que abandonarlo a su suerte o despreciar lo que nos quede de él.

Cuentan nuestros abuelos que hace 50 años podíamos encontrar especies de tamaño y vistosidad comparable a la más bella fauna de los mares tropicales. La contaminación unido a la sobrepesca (tanto amateur como profesional) nos ha privado de ver solo parcialmente lo que cuentan los ancianos. Pero, como esbozábamos al principio, no todo es un desastre, pues poco a poco se han ido protegiendo diversos espacios donde la fauna se va recuperando de forma espectacular; tal es el caso de famosas reservas naturales submarinas como las Islas Medes, la Isla de Tabarca, las Islas Columbretes o el Archipiélago de Cabrera. En estos lugares se vuelven a encontrar grandes bancos de peces que por un sexto sentido parecen saber que allí no serán pescados.

peces_02

Esto contribuye a que estas especies atraigan a sus depredadores, y con ello, un nuevo mundo comienza a renacer. Además, después de todo, no hace falta recurrir a los grandes peces y mamíferos marinos para recrearse en la vida subacuática. Casi siempre es más entretenido y gratificante la observación de su microfauna.

Ante el ojo inexperto, es posible que recorramos con la vista el paisaje marino sin percatarnos de la bulliciosa vida invertebrada que se desarrolla a escasos palmos de nosotros, ya que en el mar, la distribución y formas de vida se alejan enormemente de la configuración típica de los ecosistemas terrestre. Con unas ligeras nociones de biología marina desvelaremos la hasta entonces desconocida vida que reina bajo la superficie. Y es cuando disfrutaremos de verdad de la observación al detalle de la fauna y flora marina, ya que en el medio acuático muchos animales no aparentan lo que son, pareciendo vegetales lo que son animales, confundiendo al profano.

Desde el instante mismo en el que permanezcamos una hora en apenas diez metros cuadrados escudriñando cada hueco del relieve es que habremos empezado a descubrir el mundo subacuático.

Una de las especies vegetales más representativas del Mediterraneo, al ser endémica de él, y generadora de uno de los ecosistemas marinos más importantes, es la Posidonia oceanica, planta fanerógama acuática, confundida normalmente con un alga, que evolucionó a partir de plantas terrestres.

Precisamente, en estas praderas de Posidonia, no sólo se realiza una parte importante de la oxigenación de las aguas, sino que también es donde multitud de animales utilizan su protección tanto para ellas mismas como para sus huevas y crías recién nacidas. Los erizos y las salpas ramonean sus hojas, sobre las que también crecen algas y pequeños animales coloniales, de esos que parecen plantas; las estrellas de mar, sepias, caballitos de mar e infinidad de peces utilizan este bosque para aparearse y ocultar sus frágiles puestas de la depredación. A la sombra de sus rizomas se desarrollan algas propias de zonas más profundas. Alevines de todo tipo de peces, cohombros de mar, crustáceos, y hasta morenas se movilizan por este laberinto vegetal que sirve de protección para unos y como territorio de caza para otros.

peces_01

Aunque los organismos marinos se implantan en todos los hábitats, es en los sustratos duros, como los pecios, arrecifes artificiales, paredes y fondos rocosos, al ser más estables, donde la diversidad y la exuberancia son la nota predominante.Las paredes y grutas submarinas se encuentran tapizadas por gran cantidad de invertebrados de diversas formas, tamaños y colores. Entre éstos, todavía encontramos el codiciado coral rojo, muy utilizado en joyería y por el que cientos de buceadores han perdido la vida al intentar recogerlo, corriendo más riesgos de los necesarios, pues se encuentra a gran profundidad o en los recónditos huecos de las cuevas submarinas. Actualmente, protegido con rigor, trata de recuperarse principalmente en algunas zonas de la Costa Brava.

Y como todo en la Naturaleza, las cosas no ocurren al azar, por ejemplo, es curioso comprobar que las algas verdes y pardas están ancladas en el lado iluminado de los fondos rocosos, y en el lado oscuro o a mayor profundidad lo están las algas rojas. Muchos animales intentan pasar inadvertidos ya sea mediante coloraciones miméticas, como los lenguados; o con extraños apendices como los pulpos. Otros exiben descaradamente exuberantes colores para advertir que son venenosos y que no se los deben comer, como las babosas de mar, las planarias, etc…

Ya en alta mar, no faltan los exageradamente temidos tiburones, los simpáticos delfines y focas, sin olvidar las numerosas especies de pesca y el preciado plancton, base de la cadena trófica.

De todo esto se deduce que el Mar Mediterraneo mantiene todavia una enorme diversidad biológica, y aunque las empeoradas condiciones mantengan en jaque a muchas especies y obliguen a adaptarse a otras, debemos intentar interaccionar positivamente con él.

ZOEA*: Proyectos medioambientales, divulgación de la biología y ecología marina, y escuela y centros de buceo recreativo con enseñanza integrada de introducción a la biología marina.
Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas