informaciondeturismo
 Redacción

Las siete Santa María de los caminos Xacobeo y Lebaniego

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

La advocación a Santa María está muy presente en las iglesias de Cantabria, y entre ellas destacan las cuatro grandes iglesias góticas de Castro Urdiales, Laredo, Santoña y San Vicente de la Barquera, la pequeña iglesia románica de Santa María de Bareyo y las dos iglesias lebaniegas de Lebeña y Piasca.

foto_02La Iglesia de Santa María de Castro Urdiales es el edificio religioso más típicamente gótico de Cantabria, ya que sigue al pie de la letra todas las características constructivas del gótico clásico. Se trata de un templo de grandes dimensiones, esbeltos y de un gótico muy uniforme porque se levanta íntegramente en el siglo XIII y prácticamente no tiene añadidos. En su interior se conservan magníficas tallas del siglo XIII al siglo XVII y una gran colección de obras de orfebrería del último gótico. Entre las pinturas que alberga destaca un cuadro de Cristo crucificado en Zurbarán.

En pleno arrabal y puebla vieja de Laredo se encuentra la magnífica iglesia gótica de Santa María de la Asunción. Se trata del templo más importante de Laredo y una de las más importantes del gótico cántabro. En su interior en el ábside de la nave de Belén, la iglesia acoge un retablo cuyas imágenes constituyen una de las mejores muestras de escultura policromada gótica que se conservan en Cantabria.

La villa de Santoña surgió en torno a Santa María de Puerto, poderoso monasterio que llegó a controlar buena parte de las instituciones religiosas de la zona, del cual ha sobrevivido su hermosa iglesia, un tesoro que liga elementos románicos, tardogóticos y clasicistas. Declarado Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico. La obra principal transcurre desde el siglo IX hasta el XII. Su estilo no está muy definido, siendo lo más acertado enclavarla durante la transición del románico al gótico pues posee elementos de ambos estilos. Destaca por encima de todo la pila bautismal románica de una sola pieza, sus capiteles decorados y la puerta sur. El crucero es una de las obras más bellas del gótico en Cantabria. Así mismo, son importantes sus retablos (uno de ellos en policromía), la talla gótica de la Virgen y el órgano neumático del coro.

santa_maria_bareyoSanta María de Bareyo, se ubica en la localidad del mismo nombre, se trata de una joya en piedra y uno de los mejores exponentes del románico costero de Cantabria. Construida en el siglo XII, consta de una sola nave y conserva de su primitiva construcción el ábside, presbítero, crucero y la linterna. Uno de sus elementos más destacados de esta iglesia es su original pila bautismal, que está colocada sobre dos leones, y decorada con palmas y entrelazos. Su realización también data de finales del siglo XII o principios del XIII.

En San Vicente de la Barquera encontramos la iglesia de Santa María de los Ángeles que fue mandada construir por el rey Alfonso VIII, siguiendo el estilo gótico borgoñón. Las obras se prolongaron a lo largo de los siglos XIII, XIV y XV, y sufrió una notable ampliación a principios del XVI. En 1521 se construyó la capilla de San Antonio, propiedad de la familia Corro, en la que se hallan enterrados varios miembros de este linaje, destacando el sepulcro del Inquisidor Antonio Corro, canónigo de la catedral de Sevilla, uno de los mejores ejemplos de escultura renacentista española.

santa_maria_lebenaLa iglesia de Santa María de Lebeña, ubicada en Liébana en la salida de la gran garganta del Deva, el Desfiladero de la Hermida, es un pequeño edificio prerromáico, de estilo mozárabe. Su construcción data de principios del siglo X. Es un templo rectangular, con tres naves, algo más ancha la central. Los pilares soportan arcos de herradura de estilo mozárabe, que se apoyan sobre capiteles corintios.

En el pueblo de Piasca, en pleno valle de Liébana en el municipio de Cabezón de Liébana, se encuentra Santa María de Piasca. La actual iglesia de tres naves es lo único que queda del viejo monasterio que funcionaba a principios del siglo X, en la época de la repoblación cristiana en estas tierras. De estilo románico, destaca el arco sobre la puerta principal, donde están talladas las imágenes de San Pedro y San Pablo, ejemplos de la escultura románica montañesa.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas