informaciondeturismo
 Luis Medina

Fiesta del Orujo en Potes

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

El segundo fin de semana de noviembre, este año los días 13. 14 y 15, se celebra uno de los acontecimientos festivos más populares de Cantabria, que atrae cada año a miles de personas a degustar el orujo destilado en las antiguas alquitaras árabes.

Como es tradicional en esta fiesta, tras los desfiles de trajes típicos montañeses, las manifestaciones folclóricas y el nombramiento del Orujero Mayor, que siempre recae en alguna persona relevante de la región o relacionada con ella, tiene lugar el encendido de las alquitaras en el recinto ferial, y con ello el destilado artesano del orujo lebaniego, tal y como se hizo durante siglos hasta la prohibición de la destilación en las alquitaras caseras.

Un año más el orujo lebaniego se hace protagonista, y las antiquísimas calles de Potes, capital de Liébana, se convierten en un ir y venir de gente procedente de toda Cantabria y de otras regiones cercanas.

lo_dicho_01

La elaboración del orujo (aguardiente) en Liébana es una tradición centenaria. Hay quienes fijan los antecedentes de este producto entre los siglos XIV y XV. En la elaboración del orujo es fundamental la alquitara, de origen árabe como el alambique. Las alquitaras se fabrican de manera manual y son de cobre y estaño. Su cuerpo se compone de tres partes. La parte inferior es la caldera en la que se vierte el “brujo” (restos de uva después de sacar el mosto); la parte intermedia o capotillo, que sirve de tapa de la caldera y de unión con la parte superior o copa y dos salidas exteriores en la parte superior, una para el agua y otra para el orujo.

El proceso de elaboración del orujo es el mismo que se utilizaba en la Edad Media. Se llena la caldera de los restos de las uvas, poniendo entre ellas y el fondo pajas y agua para evitar que se adhieran. Asimismo, se rellena de agua la copa para enfriar el vapor y que éste se condense formando el aguardiente. La alquitara se coloca al fuego, fuerte al principio y más suave cuando empieza a destilar.

La destilación debe ser lenta y regulada, de modo que se obtengan los grados convenientes. Todo el proceso dura alrededor de 12 horas y para ello se emplea, preferentemente, leña de encina. Actualmente en Liébana se fabrican distintas variedades de orujo. El más común es el llamado “Blanco”, que es el que sale directamente de la alquitara; las otras variedades son producto de la mezcla de este aguardiente con endrinas, guindas, te del puerto, flores o miel.

Hoy en día la fama de este aguardiente ha trascendido las barreras naturales de los Picos de Europa, para convertirse en un licor reconocido y apreciado en todo el país.

Valle de Liébana
El valle de Liébana está situado en Cantabria delimitado por la Cordillera Cantábrica y los Picos de Europa, con parte de su territorio en la Reserva Nacional del Saja y en el Parque Nacional de los Picos de Europa. En la articulación de estos dos altísimos macizos se ubica el bello valle de Liébana, que en el fondo se mueve entre los 100 metros de altura sobre el nivel del mar de la Hermida y los 300 de Potes, su capital.

La salida natural del valle es el desfiladero de La Hermida, una impresionante garganta de 20 kilómetros que ha ido excavando en las rocas calizas de los Picos de Europa el río Deva, que desemboca en el mar Cantábrico por la localidad de Unquera. Los otros accesos del Valle de Liébana son el Puerto de San Glorio, que une Cantabria y León y el Puerto de Piedras Luengas, que une Cantabria y Palencia. Por su situación, rodeada por altas montañas en todo su perímetro, la zona está favorecida por un microclima benévolo y un gran valor paisajístico.

Liébana es un lugar tradicional para el turismo rural, siendo uno de sus atractivos importantes el carácter auténtico que han sabido conservar sus núcleos de población rural, en los que el estilo arquitectónico popular es muy definido, marcado por el importante papel estructural y ornamental de la madera de roble. Liébana está dividida en varios valles, concretamente los de Camaleño, Vega de Liébana, Pesaguero y Cillorigo. Queda otro municipio en Liébana, Tresviso, situado fuera del valle, en plenos Picos de Europa y lugar donde se elabora el afamado queso de Tresviso.

Geografía y Naturaleza
La comarca de Liébana, parte importante del Parque De los Picos de Europa, es un territorio perfectamente definido de montaña -incluso de alta montaña en algunas zonas-, que es atravesado por el río Deva y sus dos principales afluentes: el Quiviesa y el Buyón. Es un territorio cerrado al que desde el norte sólo se puede acceder por el Desfiladero de La Hermida, carretera que discurre paralela al río Deva y entre escarpadas murallas de roca caliza, casi verticales, algunas con más de 600 metros de altura.

Liébana se caracteriza por tener una variedad climática sorprendente, donde se alterna un microclima propiamente mediterráneo con los rigores de la meteorología alpina en las zonas más elevadas. Es una reserva natural donde aún perviven especies arbóreas autóctonas: encinas, alcornoques, robles y hayas, en bellos bosques, y en el que sobreviven especies protegidas como el oso, el corzo o el urogallo.

Potes monumental
Potes cuenta con un rico patrimonio artístico y arquitectónico. Uno de sus principales y más emblemáticos edificios es la Torre del Infantado, actual sede del Ayuntamiento. Junto a la torre otros edificios monumentales son el Convento de San Raimundo, la Iglesia de San Vicente, las ermitas de la Virgen del Camino y la Virgen de Valmayor; la Torre Orejón de la Lama, y en general los edificios, casonas y puentes de su casco antiguo.

Información:
– Centro de Interpretación de los Picos de Europa Tel.: (+34) 942 73 81 09
– Turismo de Potes Tel.: (+34) 942 73 07 87
– Turismo de Cantabria Tel.: (+34) 901 11 11 12
– Monasterio de Santo Toribio Tel.: (+34) 942 73 05 50

Como llegar:
Para llegar a Potes desde el norte hay que tomar la carretera N-621, que parte de Unquera y discurre durante 22 Km. paralela al río Deva ofreciendo, desde su comienzo, un atractivo paisaje que anuncia progresivamente la grandeza de los Picos de Europa, su destino final.

A partir de la localidad de La Hermida la carretera discurre por un sinuoso camino (“el desfiladero o garganta de la Hermida”), de roca caliza con paredes casi verticales que llegan a alcanzar los 600 m. de altura. A Potes también se accede desde la meseta castellana por las carreteras que vienen de las provincias de Palencia (C-627) y León (N-621).

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas