informaciondeturismo
 Redacción

Convento de El Palancar, el cenobio más pequeño del mundo

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

San Pedro de Alcántara comenzó su vida eremítica en dos lugares cacereños: Santa Cruz de Paniagua, y Pedroso de Acim, donde en una pequeña vivienda construyó un monasterio, de tan reducidas dimensiones, que hoy día se conoce como el conventico.

Convento de El Palancar, minúsculo refugio de San Pedro de Alcántara. Minúsculas estancias que guardan estrecha relación con las palabras de San Pedro: “que en nuestros edificios resplandezca toda pobreza, aspereza y vileza” y que la “casa sea tosca y la madera no labrada a cepillo”.

Monasterio de El Palancar Desde la pequeña explanada de El Palancar se dividen la sierra y la llanura. La sierra de Cañaveral y las fértiles tierras del Jerte y del Alagón parecen juntarse a través de este minúsculo convento. Su aspecto inicial no lo parece, pues las diferentes reformas le dan la solera de los monasterios tradicionales. Pero San Pedro de Alcántara, “padre” del cenobio, quiso construir un lugar donde resplandeciera “toda pobreza, aspereza y vileza”.

Así, en 1557 Rodrigo de Chaves cede al santo la dehesa “que se dice del Berrocal a la Fuente del Palancar”, en agradecimiento a los consejos dados por Fray Pedro, nacido en Alcántara. Una modesta casa sobresalía en el terreno. Y, en ella, lo primero que se construyó fue la capilla para celebrar los oficios. Tan minúscula como el resto de lo que en la zona se conoce como el conventico, la estancia sólo tenía cabida para el sacerdote y el acólito que le ayudaba. Junto a la capilla, San Pedro se construyó su propia celda de la que Santa Teresa comenta que “paréceme fueron cuarenta años los que me dijo había dormido una sola hora y media entre noche y día (…) lo que dormía era sentado y la cabeza arrimada a un maderillo que tenía hincado en la pared. Echado, aunque quisiera, no podía, porque su celda como se sabe no era más larga de 4 pies y medio”.

Monasterio de El Palancar Una descripción más exhaustiva es la que realizó el padre Juan de Santa María en 1615: “está situado en un desierto bien áspero de la sierra del cañaveral y harto apartado de un lugarejo que llaman Pedroso, diócesis de Plasencia y tan pequeño que todo él, con gruesos de las paredes, medido por la parte de fuera, tenía treinta y dos pies de largo y veintiocho de ancho; dentro de este tan pequeño compás había una iglesia muy pequeña, y mucho más la capilla que se dividía con una reja de pala; cabía en ella holgadamente el sacerdote que decía la misa y el acólito que le ayudaba; si otro alguno entraba ocupaba mucho.

El claustro era un cuadro tan pequeño que puestos dos religiosos en lo alto uno a uno se daban la mano; y a esta medida todo lo demás; celdas, refectorio, cocina y oficinas que tenía todas las que cualquiera convento suele tener aunque mucho menores.

Finalmente era como embrión o cuerpecillo de una criatura cuando en él se comienza a formar los sentidos y parte del cuerpo que apenas se echa de ver los ojos, las narices, la boca, que tan pequeño es todo”.

Monasterio de El Palancar La idea de las reducidas dimensiones del convento se tienen desde el inicio de la visita. Traspasadas las puertas del cenobio actual, un pasillo conduce a una puerta tan pequeña que los propios oficiales afirmaron que “no dejase las puertas tan estrechas y baxas que no podían caver alguna persona por ellas sino era bajándose y entrando de lado”. La cocina se presenta como una minúscula estancia que da cabida a una chimenea típica extremeña. Los religiosos ayunaban de forma diaria y sólo en fiestas muy importantes suprimían dicho ayuno. En el refectorio lugar donde ingerían su frugal comida, colocaban las escudillas en asientos de piedra y comían de rodillas.

En el exterior, los bancales han dado paso a la huerta. También aquí se encuentra la denominada fuente milagrosa, cuyas aguas dicen han curado a muchos enfermos. Al igual que la higuera que plantó San Pedro, hoy desaparecida, cuyos frutos, al parecer, curaban a los enfermos.

Monasterio de El Palancar Un mundo de recogimiento y de silencio, interrumpido por el rumor de la fuente milagrosa y con vistas a las fértiles tierras del Jerte y el Alagón, que se esconden del mundanal ruido, para seguir en silencio. Así, bajo el cielo extremeño, con ilustre modestia y mayor sabiduría se ampara este singular cenobio, recogido en la estrechez de sus muros y en la amplitud de sus almas para formar un apacible lugar que conforma el convento más pequeño del mundo.

Datos prácticos:

Llegar
El Convento del Palancar se encuentra a dos kilómetros de la localidad cacereña de Pedroso de Acim, en Cáceres. Para llegar, tomar la N-630, en el tramo que une Plasencia con Cáceres. En este tramo, entre Grimaldo y Cañaveral, un desvío por la Ex-371 conduce a Pedroso y a El Palancar.

Yantar y Pernoctar
Coria y Plasencia son las ciudades más cercanas con todo tipo de servicios.

Monasterio de El Palancar Horarios de visitas al monasterio
Lunes cerrado.
Otoño/Invierno.- De 10 a 13 horas. Tardes.- 16 h., 16,45 h., 17,30 h., 18,15 h.
Primavera/Verano.- De 10 a 13 horas. Tardes.- 16,30 h., 17,15 h., 18 h., 18,45 h.
Vísperas de fiesta y festivos.-
Otoño/Invierno.- De 10 a 13 horas. Tardes.- 16 h., 16,45 h., 18,15 h.
Primavera/Verano.- De 10 a 13 horas. Tardes.- 16,30 h., 18 h., 18,45 h.
Teléfono del Monasterio.- (+34) 927 19 20 23

7Comentarios

7 Respuestas a Convento de El Palancar, el cenobio más pequeño del mundo

  1. Manuel Gea Rovira 7 marzo, 2014 a 8:57 pm

    Organiicé hace años una viaje al convento del Palancar, desde Jumilla-Murcia, porque aqui tenemos un coventito de origen en los discìpulos de san Pedro de Alcántara y ahora voy a ofrecer una conferencia en Jumilla, sobre el Monasterio de santa Ana del Monte-Jumilla, de origen alcantarino como el del Palancar. Esta página me confirma varios datos y fechas, lo que agradezco y les felicito por divulgarla tan sucintamente pero muy expresiva y concreta de datos históricos.
    Un saludo.

    Responder
  2. Vicente Cueto Fernández 30 junio, 2014 a 10:28 pm

    “y al mediodía hay algunos cerros, entre ellos el del Pedroso, donde está el primer convento que fundó S. Pedro de Alcantara”. Esta pequeña alusión del ilustre viajero Antonio Ponz nos lleva en una soleada mañana de junio del 2014 hasta el Palancar, el escenario era magnifico solo faltaba el actor principal, y allí D. José García Santos consiguió deleitarnos con su magnifica interpretación.
    Enhorabuena y sigan conservando ese inigualable patrimonio.
    Vicente Cueto Fernández y Nieves Prieto

    Responder
  3. Daniel Arias 7 agosto, 2014 a 10:29 pm

    Soy argentino, con familia en Casas de Millán, Cáceres y abuelo original de Grimaldo, venido a mi país a principios del siglo XX.
    Visité El Palancar en Mayo del 2013. Excepcional realmente, reina la paz y el paisaje es maravilloso. Espero volver algún dia no lejano. También estuve en Pedroso, pequeño pueblo muy poco habitado. Me llamó la atención el lugar destinado a los piletones. Amo a España, a Extremadura y a su gente, al igual que amo a mi país.
    Saludos afectuosos.

    Responder
  4. Luis Miguel Cantos 6 abril, 2015 a 11:39 pm

    Yo solo quiero hacer una pregunta:
    ?a qué orden religiosa pertenecen los actuales frailes del convento de El Palancar?
    Gracias,

    Responder
    • Cacereño 7 agosto, 2015 a 10:41 am

      A los Padres Frarnciscanos.

      Responder
  5. Pingback: SóloCáceres-Blog de actualidad, cultura, turismo, patrimonio, hoteles, restaurantes, compras, monumentos y gente de la provincia de Caceres

  6. Daniela 27 marzo, 2017 a 12:07 pm

    Cómo se puede llegar al convento sin coche propio?

    Responder

Responder a Daniela Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas