informaciondeturismo
 Redacción

Conservación del queso

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Conservación del quesoDe no conservarse en lugares adecuados, el queso, una vez curado, tiene el peligro de variar sus características y dejar de pertenecer a la denominación que le corresponde. El método más habitual es someterlo a bajas temperaturas y humedades altas para evitar que los gérmenes que intervienen en el periodo de maduración sigan actuando. En Castilla, los pastores tropezaron desde siempre con el problema del calor, que seca el queso muy rápidamente. Por ello lo sumergían en aceite de oliva, dentro de recipientes de barro vidriado, ollas de porcelana y tarros de cristal.

Es preferible no comprar mucho queso de una vez, y guardarlo separado de los demás alimentos para que no se impregne de olores extraños. La temperatura ideal para la conservación oscila entre los 11 y los 13 grados centígrados, teniendo que ser uniforme a lo largo del año. Para paliar los efectos del calor conviene situarlo en la parte menos fría del frigorífico, aunque conviene sacarlo unas horas antes de servirlo, procurando no exponerlo a cambios bruscos de temperatura.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas