informaciondeturismo
 Luis Medina

Camino de Santiago por La Maragatería, de Astorga a El Acebo

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Cientos de peregrinos de camino hacia Santiago de Compostela transitan cada año por la Maragatería. Desde la leonesa Astorga hasta adentrarse en tierras gallegas el andante o el viajero circunstancial se encuentran con otras localidades maragatas de tan bella traza como Castrillo de los Polvazares, Santa Catalina de Somoza, El Ganso o Rabanal del Camino. Una comarca histórica donde sigue latiendo con fuerza el espíritu y las tradiciones de los arrieros.

Entre el páramo leonés y el Bierzo se extiende la Maragatería, una comarca singular por sus tradiciones, herencia de los arrieros y comerciantes, casi nómadas, que utilizaban este paso para unir Galicia con Castilla para hacer sus intercambios. De Astorga a Ponferrada, pasando por la Cruz del Ferro, sobrevive su folklore de fuerte personalidad y sus originales vestimentas. Los maragatos transportaban al interior salazones de pescado traídos de la costa gallega, y al volver a su tierra cargaban con embutidos y productos de secano. La decadencia de esta casta comenzó con la llegada del ferrocarril a Astorga en 1866.

camino-de-santiago_01

Así es la maragatería, bella también por su austeridad. Un espacio de tiempo interrumpido, donde los lugareños, sus ancestrales rutinas y el viento la hacen apacible y misteriosa. Son pueblos alineados a ambos lados del Camino hacia Santiago, testimonios vivos de tantas peregrinaciones. Las viviendas de estos caseríos, perfectamente ordenadas, están construidas en piedra de pizarra. Y Coincidiendo señoriales mansiones de arrieros con otras más modestas que recuerdan a las construcciones celtas.

Este singular carácter con el que se identifican los maragatos se materializa en ritos como La Covada, La Boda o la fiesta del arado, viejas costumbres que le han otorgado ese halo misterioso que a tantos estudiosos ha convocado. También su gastronomía, bien representada por el contundente y seductor Cocido Maragato, forma parte de su idiosincrasia, siendo uno de los principales atractivos de la zona.

No en vano, Julio Caro Baroja acertó publicando: “difícilmente se podrá encontrar en toda Europa una región en la que los elementos de las cultura moderna se encuentren en tal armonía con los datos de un pasado remoto”.

 

Astorga
La capital de la maragatería es Astorga, cruce de dos de los principales itinerarios de peregrinos, el Camino Francés y la vía de la Plata, cuya calzada romana se proyectó para facilitar las comunicaciones con Mérida. Por este motivo es la ciudad del Camino que ha tenido más hospitales.

De su patrimonio monumental destacan la Catedral y el Palacio Episcopal, además de su bella Plaza Mayor y su Ayuntamiento. La Catedral muestra una esbelta fachada barroca con dos torres unidas, todo el conjunto del edificio armado con piedras de un característico color rojizo. En su interior, su museo guarda una interesante colección de joyas típicamente maragatas. Y junto a ella se levanta otro edificio de construcción más actual pero no por ello menos llamativo. Es el mencionado Palacio Episcopal obra del genial Antonio Gaudí, en cuyo interior también se exhiben piezas de interés y colecciones de talla románica, escultura medieval, orfebrería y joyería popular, formando parte del inventario del museo del Camino.

De su pasado romano conserva la antigua cárcel de esclavos, formando parte del Museo Romano, donde también se exponen objetos, de diferente naturaleza, que nos hablan del modo de vida y de las gentes que habitaban la ciudad, así como su significado dentro del mundo romano. Una visita pausada a la Plaza Mayor de Astorga nos permitirá también contemplar el famoso el reloj de los maragatos, nombre dado por las dos figuras de hombres y de mujer que martillean las campanas al dar la hora.

Rumbo a Santiago
Castrillo de los Polvazares. Siguiendo el Camino de Santiago, a escasos kilómetros de Astorga, se encuentra la ermita del Ecce Homo, antes de llegar a Castrillo de los Polvazares, emblemática localidad maragata, declarada bien de interés cultural. Un pueblo de los que escasean, sorprendente, de empinadas calles perfectamente empedradas. Deambular por Castrillo permite saborear ese encanto buscado de lo añejo. Sin duda el mejor ejemplo que se conserva de la arquitectura maragata. Las casas muestran con fidelidad el estilo arriero de sus antepasados, que se remontan a finales del siglo XVI, aunque fue en el XVIII cuando alcanzó su mayor esplendor.

camino-de-santiago_04

Santa Catalina de Somoza y El Ganso. Por ubicación, ambas tuvieron hospitales de peregrinos. Santa Catalina se atraviesa por la calle Mayor, dejando la iglesia de Santa María a la derecha. Un busto de Aquilino Pascual recuerda uno de los mejores tamborileros maragatos, que amenizó romerías y fiestas de la Maragatería. El Ganso, a cuatro kilómetros de Santa Catalina, sufre o disfruta, según se mire, del silencio que dejó la emigración. Tuvo en tiempos un monasterio de religiosas premonstratenses, levantado en el siglo XII, del que no quedan vestigios. En la Iglesia del pueblo se encuentra el Cristo de los Peregrinos.

Rabanal Viejo. Es otro de los pueblos tranquilos de La Maragatería. Merece una visita para percibir la sensación de calma que de él mana, y por su arquitectura tradicional, como ocurre en casi todos los pueblos de la comarca. El interés principal para hacer un alto aquí está en la visita a la Fucarona.

camino-de-santiago_02

Rabanal del Camino. Es final y comienzo de etapa según marca el Códice Calixtino y, al igual que Castrillo de los Polvazares, uno de los principales asentamientos de arrieros. En sus calles aún se respira un hondo sentir santiaguista acrecentado hoy por la presencia de tres monjes benedictinos, que desde el 2 de febrero de 2001 estan ayudando espiritualmente a todo peregrino que se acerca a las puertas de su monasterio de San Salvador. En la calle Real se levanta la ermita de San José, actualmente restaurada, esta considerada uno de los mejores ejemplos del bárroco astorgano. Frente al monasterio de San Salvador se encuentra la iglesia parroquial de la Asunción edificada a finales del siglo XII de estilo románico.

Como colofón de paso por La Maragatería, la emblemática cruz de los caminantes, la Cruz de Ferro, y la aldea de El Acebo que despiden la comarca maragata para adentrarse en tierras bercianas.

camino-de-santiago_03

Cómo llegar:
Astorga se encuentra en la provincia de Léon, en la misma carretera N-VI (A-6) Madrid – La Coruña. Aproximadamente a la altura del kilómetro 327.

El Cocido Maragato
Plato tradicional de arrieros y trabajadores del campo. De las peculiaridades de este cocido destaca que se come al revés, primero las carnes del cocido, luego las verduras, para acabar con la sopa.

Debe contener un mínimo de nueve tipos de carne diferentes: de vaca, lacón, patas y oreja de cerdo, cecino, cordero, cabra y tocino, añadiéndose además el “relleno” (hecho de pan, huevo, ajo y perejil), el chorizo y la morcilla.

Se discute sobre el origen de esta invertida costumbre y hay quien dice que lo pusieron de moda los arrieros que habían de comer en tránsito en olla de barro, aunque parece más que nada fórmula lógica de comida labriega hecha en campo de faena (si se iniciara por lo sopa, vaciando el calor de la olla, se llegaría a las carnes totalmente frías).

Dónde comer:
Restaurante Entrepiedras. Calle Real, 29. Castrillo de los Polvazares. Tel.: (+34) 696 01 06 00.

Casa Maruja Botas. Especialidad cocido maragato. Es necesario reservar. Calle Real, 24. Castrillo de los Polvazares. Tel.: (+34) 987 69 10 65.

Cuca la Vaina. Especialidad cocina regional. Cocido maragato. Gallo de corral, guisos caseros, bacalao, congrio, caza. C/ Jardín, s/n. Castrillo de los Polvazares Tel.: (+34) 987 60 10 78.

Hospedería Casa Coscolo. Gastronomía tradicional maragata y navarra. Cocido maragato, Carnes a la brasa, espárragos rebozados, pimientos del Piquillo, bacalao frito con pimientos verdes. Calle Rincón, 1. Castrillo de los Polvazares (Astorga) Tel.: (+34) 987 69 19 84.

Mesón de La Magdalena. Especialidad cocido maragato. Dispone de alojamiento, con seis habitaciones dobles. En verano también ofrecen cenas. Calle Real, 21. Castrillo de los Polvazares. Tel.: (+34) 987 69 10 67.

Mesón El Arriero. Especialidad cocido maragato. Platos tradicionales. Calle Real, 4. 24718 Castrillo de los Polvazares. Tel.: (+34) 987 69 10 47

 

 

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas